Por: Irasema Gallegos A.

Un mundo sin música sería difícil de imaginar.

En cualquier momento del día si pones atención escucharas una melodía, en la radio
de los autos, en la casa del vecino, o los niños tarareando una canción.

La música indudablemente es parte de nuestras vidas segundo a segundo, ella facilita
el establecimiento y la permanencia de las relaciones humanas, contribuye a la
adaptación del individuo a su medio, enriquece el proceso sensorial y el proceso
cognitivo, las emociones positivas se pueden desarrollar indudablemente a través de la
música, al escucharla se activan áreas del cerebro encargadas de la imitación y de la
empatía, estas son las zonas donde se encuentran las neuronas espejo que actúan
haciendo propias las emociones de los otros como si fueran nuestras, por ello la
música positiva es un recurso que no puedes dejar de utilizar en casa con los niños , es
un buen pretexto para compartir, crear lazos y desarrollarlos cognitiva, sensorial,
espacial y formar niños sanos emocionalmente.

Recuerda que un niño sano emocionalmente tendrá la clave de todo los éxitos en su
vida.