A menudo en nuestro entorno laboral enfrentamos situaciones tensas y en cuanto tenemos oportunidad de revisarlas
nos damos cuenta de que el problema en realidad no era tan difícil de resolver y que el ambiente no se hubiera tornado hostil si desde un inicio se hubiese tenido la información correcta y quizá alguien (quizás uno mismo) debió abstenerse de buscar culpables.

En todos los aspectos de nuestra vida nos enfrentamos a situaciones conflictivas o tenemos pensamientos, ideas, propuestas sobre los problemas y asumimos que lo que decimos, escribimos o incluso nuestros gestos y ademanes son lo suficientemente claros para nuestro interlocutor.

Asumir que todos entienden nuestros mensajes es el origen de los problemas de comunicación en el día a día.

Cada persona se ha formado con modelos de comunicación y lenguajes diferentes aún dentro de la misma comunidad. No podemos pretender que sabremos cómo interpretar cada mensaje que recibimos, pero sí podemos tomar la responsabilidad de los nuestros.

Mejorando nuestro modelo de comunicación contribuimos a que las relaciones con nuestros compañeros de trabajo sean menos conflictivas y eventualmente, las personales.

Aquí les dejo 5 tips para mejorar la comunicación con los compañeros de trabajo:

  1. Asegúrate de ser directo en lo que dices y asume la responsabilidad de tu mensaje: “He decidido que no aprobaremos tu proyecto porque…”
  2. Se específico en lo que tratas de comunicar, ya sea lo que está ocurriendo lo que se convino o en los comportamientos particulares del caso. No divagues, no des rodeos: “La reunión de mañana es a las 12 del día en la sala de juntas B.”
  3. Todo lo que digas debe concordar con lo que sientes, lo que estás pensando e incluso tu postura corporal debe reflejarlo.
  4. Concentra tu comunicación en los hechos, problemas o situaciones que deben resolverse, no busques culpables, se propositivo.
  5. Todo mensaje, verbal o escrito, debe ser: respetuoso, flexible, siempre buscando llegar a acuerdos y lograr la colaboración. El mensaje debe abonar a sumar interacciones; asegúrate de partir de la situación actual a partir de la última comunicación del tema, así sea un correo electrónico o una llamada telefónica, si no podrías confundir a tu interlocutor.

 

POR: MIGUEL PÉREZ

Y tú ¿Cómo consideras tu comunicación el trabajo?
¡Comenta tus impresiones de esta nota, envíame
un correo a: mperez_hernandez@yahoo.com.mx o
sígueme en mi página de Facebook:
https://www.facebook.com/MikeEnElDivan/