Yo te propongo que lo tomes como la oportunidad de revisar todo lo que tienes guardado en casa y ver si es tiempo de dejar ir algunas de estas cosas. Esto, porque con el paso del tiempo tal vez has acumulado sin darte cuenta y te has llenado de artículos que no usas y que incluso no recuerdas que tienes.

Pero también puede ser que conserves algunas piezas porque tienen un valor sentimental, porque te recuerdan a alguien o algún acontecimiento especial y quizá sientas que si te desprendes de ellas estas perdiendo algo importante. Es así que prefieres vivir como en una cápsula del tiempo, rodeado de estos recuerdos, enganchado a “lo
que fue”, creando una dependencia emocional y llevando una carga mental que puede ser que te detenga o haga más lento el camino de tu vida.

El hecho de acumular en ocasiones puede ser reflejo de que te cuesta cerrar etapas, puede ser que tengas la ilusión de que mientras tengas el objeto todavía tienes a la persona o experiencia con que lo relacionas.

Por eso te invito a que hagas una limpieza general del hogar, que veas todo lo que tienes en cada cajón, repisa o lugar donde guardas algo. Pregúntate si tiene sentido que conserves algunos objetos, si te hace feliz tenerlos ocupando un
espacio físico o si crees que es tiempo de dejarlos ir.

Con esto no te quiero decir que tienes que deshacerte de todo lo que tienes en tu casa sino que te permitas revisar lo que hay, liberando espacio para que puedan entrar cosas y experiencias nuevas.

Si decides sacar algunos artículos, dale las gracias a cada uno de ellos por lo que aporto a tu vida, tanto lo bueno como lo malo y déjalo salir de tu casa; si es el caso, permítete elaborar el duelo por lo que significaba, lo cual puede generar dolor por aquello que se fue, pero que también te va a permitir liberarte de la carga emocional que tenia
esa pieza y que seguramente revivías cada vez que la veías.

Te recuerdo que no estas solo en este proceso, que existen especialistas que te pueden acompañar en este trabajo de cerrar duelos y dejar ir.

Espero que tengas una feliz primavera, en la que florezcan nuevas experiencias.

 

Por: Maricela Hoz
Tanatóloga
Cel. 22 91 20 94 99