POR: J. PABLO REBOLLAR

 

Clack, clack, clack. Enter.
“Me gustan las comedias, los romances, la ciencia ficción, pero no me gustan las de terror. Bueno… las de suspenso sí jejeje”.

El chico lee desde el otro lado de su Smartphone.

Ésta semana sí, ésta semana si la invita al cine.

Comedias no, demasiado superficial.

La de suspenso le va perfecta a la cita, así podrá sostenerle la mano cuando aumente la tensión, y ojalá le acepte una cena o una segunda cita, o lo que sea.. con lo difícil que había sido conseguir el número lo que sea era bueno.

Y fue bueno que aceptara.
Se ven en la plaza y deciden ver una de suspenso, sale Jennifer Lawrence, la de los Juegos del Hambre así que debe estar buena… algún chiste de vez en cuando, un buen rato en el cine con la chica que le gusta.
¿Por qué se llamará mother!?
Y la película va muy bien, es sobre una casa o algo así: una pareja, con una relación bastante injusta. Diablos, tal vez esta no era la película para una cita… El actor protagonista como que parece conocido, ¿Javier Bardem? Ah si, pero sólo recuerdo su cara, no sus películas; aquí parece demasiado intenso, la chica es demasiado sumisa, y ésta peli es demasiado algo, quien sabe qué pero demasiado algo. Y ella se empieza a incomodar.
La verdad es que la historia esta buena, muy interesante, mejor no hay que salirse. Pero si, definitivamente esta película incomoda, de alguna forma no me hace sentir bien, a gusto, para una tarde en el cine.

La verdad no entendemos mucho, pero no puedo dejar de mirar.

Que cosa tan rara, creímos que veníamos a ver una de suspenso, pero tiene cosas muy extrañas. De pronto esto es un circo. El circo se hizo afuera en torno a la misma película.
Y eso que los amigos decían que era una porquería. Pero no pude salirme a la mitad. Estaba muy buena.
Se regresaron en silencio. Estaban enojados por el cine ¿Por el cine?

¡Si en el cine te la pasas bien! La película era demasiado provocativa.

Les quitó su idea de confort, hasta había una publicación que hablaba de salir de nuestra zona de confort pero que no se metan con nuestra comodidad interior. El cine es una zona zen de paz y carcajadas.

El director es despiadado, nos hizo lo mismo en Cisne Negro. Pero aquí se la voló. Habla de la religión ¿no?
No dice mucho, solo es una historia como rara. Estas cosas no suceden en la tele, ni en las películas de Marvel. Ya hasta la muchacha le dejó de hablar. Ni qué reclamar en el cine, aunque eso no era de suspenso.
Antes una película de suspenso te asustaba, esto si me asusta pero no como yo quiero, esto me perturba.
Y es que de vez en cuando un director viene y rompe los cánones del género. Pasó lo mismo con El árbol de la vida, con todo y Brad Pitt, eso no era un drama ni una película de época, quién sabe que era aunque sí que se veía muy bonita. Tomas muy lindas.

El cine tiene que darme lo que me promete.
A la mitad de la película todo empezó a marearme, empecé a cuestionarme sobre porqué estaba aquí, qué estaba viendo, y por qué me recordaba a todas las cosas que siempre han estado en mi vida y que nunca había revalorado. El cine tiene que tratarme bien. No me puede hacer pensar mucho en preguntas sin respuesta. Qué aburrición.

Se apareció otra película en cartelera que se llama Blade Runner 2049, sale Han Solo. No parece aburrida. No parece hacerme preguntas innecesarias… Tal vez la invite a salir otra vez, ya parece estar contenta de nuevo.
No.
Ésta vez ni siquiera te volverá a hablar.