Por: Miguel Pérez

 

Últimamente hemos escuchado por todos lados hablar de las ventajas de consumir productos locales y hasta llegamos a pensar que es una moda hipster que pasará. Si bien hay mucho de verdad en eso, no está de más echarle un ojo a las ventajas de promover el consumo local.

Cuando adquirimos bienes y servicios que se producen en nuestra ciudad, región o estado; según las dimensiones territoriales y disponibilidad de factores de producción, estamos hablando de consumo local. Al comprar a pequeños productores de la región se producen efectos favorables a la economía doméstica.

La principal es la recuperación y fortalecimiento del mercado interno, es decir que al comprar a productores locales o contratar sus servicios estamos apoyando las actividades productivas y capitalizando a nuestros paisanos, quienes a su vez adquieren bienes y servicios de la región para así crear economías de escala.

Esto favorece la generación de algo que se llama “efecto multiplicador”, cuando los productores y prestadores de servicios están creciendo necesitan emplear mano de obra para el funcionamiento de su negocio, estas personas a su vez tienen que cubrir necesidades y harán que a través de sus adquisiciones exista un flujo efectivo.

La generación de empleos es a su vez, otra de las bondades de consumir productos locales. El flujo de efectivo ayuda a disminuir la dependencia del crédito, que es en gran medida un freno para el desarrollo de empresas sostenibles, ya que los grandes corporativos han sabido utilizarlo a su favor para tener a sus clientes cautivos.

Como pueden ver esto también plantea retos a los ofertantes:

  • La capacitación constante del productor y de sus empleados, que se vea reflejado en la calidad de sus bienes o servicios. Apostando por la profesionalización.
  • La innovación en sus procesos de producción para ser más competitivos.
  • La necesidad de hacer de sus productos algo más llamativo y generar valor agregado que el cliente aprecie realmente.
  • Aprender a hacer trabajo en equipo con otros productores para crear puntos de venta e incluso desarrollar productos nuevos en conjunto.